El Reto del Amor - 09 de Noviembre de 2020

El Reto del Amor – 15 de Junio de 2020

Reto del Amor

Hoy el Reto del Amor es pedirle a Cristo que cambie tu mirada

Hola, buenos días, hoy Sión nos lleva al Señor. Que pases un feliz día.

SERIOS PROBLEMAS

Cuando bajaba las escaleras para ir al rosario, de pronto, un extraño sonido retumbó por toda la huerta.

-¡¡Auuuuuuuuuuu!! ¡¡¡AUUUUUUUUU!!!

Jubi pedía auxilio desesperada. Por los aullidos, parecía algo realmente serio. Cualquiera diría que la estaban atacando, cortándole las orejas por lo menos…

A toda prisa fui a la ventana más cercana y me asomé para ver qué ocurría. Efectivamente, el asunto era muy grave:

El gato se había sentado en la rampa. La rampa donde Jubi duerme la siesta, para más señas. Justo en SU baldosa.

Nuestra beagle estaba pidiendo a gritos que alguien quitase al felino de ahí, mientras Maripo daba golpecitos con el rabo en el suelo, regodeándose con malévola satisfacción por haber llegado primero.

Me fui a la capilla meneando la cabeza. “No tienen remedio…”, iba pensando, “Una huerta en la que caben mil perros y gatos, y están todo el día discutiendo…”

Justo entonces el Señor me lo iluminó: ¡ahí estaba la clave! En vez de ver toda una huerta de posibilidades, Jubi solo veía su baldosa ocupada.

Por extraño que parezca, puede sucedernos lo mismo a nosotros. Cristo acaba de regalarte un día entero, tienes por delante 24 horas llenas de posibilidades. Pero, ¿no te ha pasado alguna vez que, por un mal momento, un minuto de disgusto, estropees la jornada completa?

En el Evangelio, Cristo nos habla de la importancia de la mirada. Nos dice que el ojo es la lámpara del cuerpo. Si nuestros ojos se quedan “atrapados” en un detalle malo o negativo, ¡todo nuestro interior se convierte en oscuridad!

Por eso es tan importante “entrenar la vista”, pedirle al Señor ser capaz de ver el lado bueno, ¡pues Cristo nos deja siempre una huerta entera de alternativas! Su mirada es tan positiva, que confía en ti y en mí; viendo nuestras debilidades y pobrezas, ¡sueña con llegar a hacernos santos! Su mirada de amor necesita poco, solo unos panes y unos peces, ¡y su amor lo multiplica para saciar a la multitud!

¿En qué detalles del día fijarás tus ojos?

Hoy el reto del amor es pedirle a Cristo que cambie tu mirada. Te invito a que le pidas al Señor unos ojos como los Suyos, capaces de ver lo bueno en todo y en todos, ¡por pequeño que sea! Y te aseguro que, buscando eso bueno, ¡Él se encargará de multiplicarlo! ¡Feliz día!

VIVE DE CRISTO

https://www.instagram.com/noviciado_dominicas_lerma/
https://www.facebook.com/Noviciado-Dominicas-Lerma-244473686123476/
http://dominicaslerma.es/

Comparte esta información...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *